El humor como terapia

En estos tiempos duros, conflictivos, problemáticos, etc. lo único que hace fuerte a una persona es la risa. Cuando uno ríe es capaz de combatir hasta el peor de los problemas, verlo de otra manera e incluso solucionarlo. 

No es un secreto que vivimos en tiempos difíciles. Tiempos en los que nos rodean noticias dramáticas, imágenes duras, pero todo eso ya ni si quiera nos impacta. Nos hemos acostumbrado a aquello que es malo, nos sorprende más escuchar la noticia de que alguien haya conseguido muchos seguidores en una red social por X razón que el número de muertos que se ha dado en un accidente automovilístico. Cuando andamos por la calle es normal ver a gente apagada, triste, sin expresión en la cara. Desde hace mucho tiempo echamos la culpa a los demás de lo que ocurre, no somos capaces de alegrarnos por los demás sin juzgarlo con antelación: por ejemplo, si alguien consigue hacerse conocido por su música es más común escuchar a gente diciendo que ha llegado alto por la poca ropa que lleva que por su voz. Sin embargo, no todo es siempre así, es posible combatir esta situación de preocupación continua mediante la risa. El ejemplo es muy sencillo de ver, cuando alguien por la calle sonríe la gente la mira y sin darse cuenta le devuelven la sonrisa sintiéndose por un momento más aliviados y seguros de lo que van a hacer.

De eso es de lo que vamos a hablar en este blog: de la importancia de la risa en momentos difíciles.

El sentido de humor nos regala dos cosas esenciales:

  • Conocimiento sobre nosotros mismos, nos muestra nuestros puntos débiles y nos da la fuerza para poder disminuirlos o superarlos.
  • Realismo entre el percibir y actuar, nos ayuda a ver los problemas en la dimensión que realmente tienen, gracias a ello obtenemos la fuerza y y el coraje para enfrentarnos a nuestros miedos.

Es necesario tener coraje para poder vivir con dificultades, pero tampoco hay que hacer de nuestros problemas el centro de nuestro mundo.

El humor es un gran método para afrontar las emociones negativas. Las personas que tienen un gran sentido del humor tienen más posibilidades de conseguir sus objetivos sabiendo como no acumular los sentimientos negativos y destruyéndolos. El sentido del humor nos permite desenvolvernos frente a la adversidad. Las personas con poco sentido del humor tienen más posibilidades de dejar que las emociones negativas les controlen y de esa manera llegar a sentir gran tristeza e incluso depresión.

Además, el buen sentido del humor ayuda a que las personas tenga mejor salud física. Se ha estudiado que cinco min. de risa pueden considerarse como treinta min. de ejercicio leve. Otras gran ayuda que que ofrece la risa es la liberación de la tensión.

En la actualidad el humor es el arma más utilizada. Como bien nombrábamos en el anterior artículo de El humor en España hemos ido evolucionando hasta conseguir un humor que busca, no solo pasar un buen rato, sino mandar un mensaje o una idea. De esta manera el lector puede ver el problema desde otra perspectiva y buscarle solución en vez de pensar en todo lo malo que está ocurriendo.

El humor puede aparecer, en función de la actitud comunicativa adoptada, con tres sentidos diferentes: con sentido optimista (buena disposición de ánimo, broma…), con sentido pesimista (lo sarcástico, lo grotesco, algunas formas de la ironía…), y con sentido intrascendente (la comicidad lúdica).

En el ámbito Psicológico varios autores destacados han hecho referencia a este poderoso recurso: Freud, lo reconoció como  “un regalo raro y precioso” que desdramatizaba las situaciones cotidianas. Gordon Allport dijo que aquella persona que podía reírse era solo la que estaba en proceso de curación. Albert Ellis ha defendido abiertamente el empleo del humor en la terapia, al punto de llegar a escribir numerosas canciones que intentarios ayudar a sus clientes a colocar los problemas de diferente perspectiva.

 Fuentes de información:  La risa,  Humos ácido para sobrellevar tiempos difíciles
Imágenes: Rosa Claeys
Vídeo: Rosa Claeys
Texto: Rosa Claeys

Rosa Claeys Rodríguez